Linaje femenino: qué es

Linaje femenino: ¿qué es? Escuché por primera vez esta expresión de la boca de una muy buena amiga, Dikra, un ser especial, alguien que se conoce mucho, ha experiemntado su maternidad y además ha sido capaz de adentrarse en los secretos de su feminidad. Gracias a ella ahora puedo decir que tengo todo un mundo precioso por descubrir y que seguro marca un camino duro pero necesario recorrer.

Personalmente estoy en una etapa de mi vida de auténtica expansión, conocimiento, reconocimiento propio y lo más importante descubrimiento interno. Bien, es por ello que en este punto os quiero hablar del linaje femenino, y ¿de qué se trata? Erika Tristan nos lo define como el conocimiento de la salud de la mujer mediante el conocimiento de nuestra feminidad antecesora.

Algunas frases que nos pueden ayudar:

  • Nuestros úteros son creados en el útero de nuestra madre y en él se imprimirán sus emociones básicas acerca de la feminidad, en su útero, se albergan también aquellas de nuestra abuela y, si seguimos esta espiral, caeremos en la cuenta de que en este útero de creación y recreación, nuestro Templo Sagrado (útero), está construido sobre los pilares de todas las mujeres de nuestro linaje matrilineal.
  • Las mujeres del pasado se manifiestan en nosotras a través de los pálpitos de nuestro útero.
  • La educación comienza en la vida intrauterina: María Luisa Becerra nos deja una frase increíble, la hemos recogido el un blog muy especial para nosotras, elblogalternativo muy clarificadora y profunda: “Etimológicamente la palabra educar significa: “ permitir que brote.” Yo le añadiría “que brote el Ser”. Nada más exacto como actitud, de unos padres gestantes de un hijo. Sin embargo no ha sido así en nuestras vidas. La educación castradora del Ser, no ha comenzado en la crianza o en las escuelas o guarderías, sino, dentro del útero. No importa la edad gestacional, ese bebé en formación va recibiendo cantidad de impactos emocionales y físicos que se quedarán impregnados en sus memorias celulares traduciéndose posteriormente en decisiones ante la vida”
  • El momento en el que nos reconocemos únicas es el momento en el que honramos aquello de lo que formamos parte. Sólo cuando pude sentirme cómoda y reconfortada en los brazos de mi madre, pude dar el paso hacia mi propio universo.
  • Para avanzar, no sólo hemos de comprender, sino también honrar nuestro origen. Gracias a Ellas palpitamos. Sólo Nosotras podemos elegir cómo.
  • Nuestro primer pasadizo es nuestro cuerpo y de ahí se abren las puertas hacia las mujeres de nuestra casa. Pasamos a través de nuestro útero al útero materno y de allí al útero de nuestras ancestras. De una a otra tomamos conciencia de quiénes somos en realidad. Cada una descubrimos nuestros misterios y os aseguro, hermanas, que todos son bellos, sea cual sea su forma.

En el libro “Madres e hijas” de la Dra. Christiane Northrup aparece esta frase en su blog “La salud de la mujer es el terreno sobre el que crece toda la humanidad. Mejorar la salud de una mujer fertiliza y aprovisiona el terreno para todos, hombres, mujeres, niños, animales, plantas y el propio planeta. El vínculo madre- hija, en toda su belleza, dolor y complejidad, forma el cimiento mismo del estado de salud de una mujer. Esta relación primordial deja su huella en todas y cada una de nuestras células para toda la vida” (Artículo de Erika Irusta, doula, pedagoga especializada en energía femenina y sanación de Lo Sagrado Femenino, en la sección El Lector Alternativo Comparte)

En el blog nos han dejado impresionadas con el nivel de claridad de esta afirmación, un concepto que si lo asumimos y lo tenemos presente nos ayudará en nuestro día a día, aprenderemos a tener más en cuenta nuestras relaciones y podremos decidir con mayor decisión y conciencia: el legado de todas estas mujeres hasta nosotras (o hasta nuestras hijas) está impreso en nuestro cuerpo, en concreto en nuestros genitales, nuestros órganos sexuales, nuestros senos y nuestro abdomen. Tener conciencia de esto nos ayuda a entender el porqué de tantos dolores “inexplicables”, de tanta ira contenida y de tantas lágrimas sordas anudadas en nuestra garganta.

¿Cómo poner en práctica nuestro conocimiento y sanación de nuestro propio linaje femenino?

Erika nos ayuda con su forma especial de “invocar” el conocimiento de su feminidad ancestral; Nuesta Sagrada Vasija contiene las aguas de todas las emociones, suyas y nuestras. Hemos de sentirla sin miedo para poder elegir qué es lo que queremos quedarnos y qué queremos desechar. Ellas nos acompañan desde la luz si así se lo pedimos. Simplemente hemos de nombrarlas con solemnidad, con el corazón y los brazos abiertos pidiendo su presencia y ayuda. Reconociendo el linaje de sangre lunar. Os invito a invocarlas. Así lo hago yo desde las profundidades de mi Ser:

En este caminar soy Erika, hija de Ana Rosa, hija de Lucila, hija de Eleuteria, hija de Pascuala, hija y nieta de las mujeres valientes que me precedieron. A vosotras, abuelas, os invoco desde el Amor, buscando la Sabiduría que reside en vuestro legado.

La aprobación y el reconocimiento

Hasta entonces había sido una niña perdida, buscando la aprobación de una mujer que no sabía si amar u odiar. Fuera como fuera nunca tuve elección, sabía que hiciera lo que hiciera, siempre la amaría. Pese a todo lo que me dolía reconocerlo, era cierto. Mi universo fue esa mujer y como nuestra Madre Tierra, por mucho que trates de ignorarla ella siempre te sostiene. Quizás no es como esperas, pero Ella es el mundo que necesitas para aprender lo que has de aprender. Cuando comienzas a amar tus tifones, cuando entiendes tus cataratas, llegas a encontrarla hermosa. La miras y te reconoces en ella. Entonces sabes que sois Una, tal y como fuisteis hace años.

Hemos de aventurarnos a recorrer este laberinto mágico que nos conduce a la Fuente. Nuestro primer pasadizo es nuestro cuerpo y de ahí se abren las puertas hacia las mujeres de nuestra casa. Pasamos a través de nuestro útero al útero materno y de allí al útero de nuestras ancestras. De una a otra tomamos conciencia de quiénes somos en realidad. Cada una descubrimos nuestros misterios y os aseguro, hermanas, que todos son bellos, sea cual sea su forma.

Para avanzar, no sólo hemos de comprender, sino también honrar nuestro origen. Gracias a Ellas palpitamos. Sólo Nosotras podemos elegir cómo.

Agradecemos el conocimiento que Erika Irusta Rodríguez, mujer, hija, doula, pedagoga especializada en energía femenina y sanación de Lo Sagrado Femenino nos ofrece en todos sus escritos, talleres, correos, blog… Para saber más la podéis seguir en: Alma de doula (facebook) y Dando a luz (facebook)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: