Energía mental recibida por pensamiento

energia mental recibida por pensamientos

Energía que llega con los pensamientos de otros sobre nosotros y de nosotros sobre ellos. Es increíble cuando uno recibe esa sensación de que están pensando en ti, es una energía que se siente como entra desde el plexo solar y recorre todo el cuerpo. Si nos analizaran la luminosidad de nuestro cuerpo sería mucho mayor.

Cuando esto ocurre ¿qué debemos hacer? Disfrutar si es una buena sensación, cuando a uno se le acelera el pulso, siente un poco de “quemazón” en la cara… espero que se entienda el concepto porque es una sensación muy particular.

Recordáis la sensación de pequeños cuando os gustaba alguien que pensabas en ir a la escuela para veros… y mientras estabas en casa comiendo estabas pensando y sabías que también pensaban en tí… pues esta es la lectura positiva.

La lectura negativa es cuando tú estás preocupado y piensas en alguien que no se lo merece, cuando hay un desamor, un engaño… esa energía de pensamiento también llega y hay que tratar de encauzar el pensamiento hacia otro lugar. En estos casos la meditación ayuda mucho.

En el caso particular de recibir malos pensamientos por parte de alguien “como cuando nos pitan los oídos”, lo mejor es tratar de bloquear esas entradas, identifica de dónde pueden venir y finalmente rechazarlas.

Anuncios

Como si nos conociéramos de toda la vida, lunas kármicas

Luna kármica, Esa sensación de que en el pasado habíais compartido algo juntos. Como cuando cada vez que estás con alguien sientes sensación de paz, confianza, tranquilidad, y al final serenidad. QUe le podrás decir cualquier cosa que no se va a asustar. Esto ocurre, y no con muchas personas a lo largo de la vida pero cuando pasa es bueno analizar por qué. No tiene porque ser una explicación psicológica, a veces es bueno saber que existen “conexiones” inexplicables científicamente.

Los ojos transmiten mucho, dan mucha información, nos acercan, nos acechan, nos hablan, nos hacen sentir aquellas cosas que dichas perderían magia, asustarían y nos enrojecerían la cara. Al que le ha pasado ya sabe por donde voy. Al que no, ojalá le ocurra, porque esto queda.

No es la primera vez que al soñar me fuerzo por no despertar, tengo la gran suerte de conseguirlo, y de si quiero guiar el sueño para que lleguen las influencias a la acción, hoy ha sido uno de esos días que no quería que el sueño acabara. Estaba sufriendo pero me gustaba mucho lo que soñaba, era tan “real”, tan “auténtico”.

No me parece explicar el sueño pero sí la sensación vivida, un retroceso a la sensación del pasado “cuando eres pequeño y tienes la tranquilidad de saber que lo que hagas está en un segundo plano”, no eres el protagonista de la historia ni esta cambiará por lo que tu hagas, por tanto no tienes presión, puedes desarrollar tu aventura y los mayores siguen a la suya. No estás observado ni te sientes presionado. Como cuando estás organizando y montando una cabaña. Recordáis la sensación de hacer algo “medio a escondidas que os emocionaba tanto porque estabas montando tu lugar a salvo?”

Pues esa era la sensación, hacer lo que de verdad me apetecía. Si me leyera un psicólogo se qué me diría, es porque no llevas la vida que quisieras, es porque necesitas tomar las riendas de tu vida, no sentirte presionado, obserado, pensar que no deberías hacer “lo que esperan de ti”, lo se y tomo nota.

Pero doy un paso  más, hay momentos, siempre al final de una fase o al inicio, a veces en medio, es como aquél momento en el que uno está totalmente introspectivo y zas! ocurre, viene la idea, la sensación que hace que ajustes las velas para seguir tu camino en un rumbo “aparentemente” ligeramente diferente, pero que lo cambia todo.

Éste ha sido uno de esos sueños. Desde hace unos años tengo miedo a saltar desde las rocas, la adrenalina que tanto ponía mi cuerpo a tono ahora se ha traducido en miedo. Esta noche saltaba y aún teniendo miedo lo hacía. Y sí, el resultado era fatal, pero no me frenaba por pensar en como acabaría, no era una decisión voluntaria, era medio voluntaria. Según dicen, el significado es:

Soñar que salta significar que está dispuesto a arriesgarse en la vida real para lograr sus objetivos. Representa una capacidad decisiva que le ayudará a tener éxito. 

Y en este salto no estaba sola, estaba acompañada de la luna kármica de quién os hablaba, evidentemente este sueño lo he compartido porque increíblemente, el salto era desde un lugar muy parecido donde antes me daba miedo saltar, parecido. Ilustro este momento con una imagen porque es lo más parecido, pero no es idéntico, era todavía más alto.

coves d'en xoroi

Y al final del vacío 4 toboganes de agua cristalina como éste, era al final de todo una piscina en calma, y esto significaría que uno se está sintiendo abrumado por sus emociones…

Bueno, una sensación entre miedo-adrenalina-tranquilidad, pero al final lo importante es que lo he compartido con quien debería y no se han asustado, lo curioso es que la luna kármica también ha soñado conmigo, seguiremos investigando, vamos a ver cuando podemos compartir en directo estos sueños.

El bebé es un mamífero

Por fin he podido leer a Michel Odent y ha sido muy interesante. En su libro “El bebé es un mamífero”, Odent nos regala su visión de cómo podría ser el mundo si dejáramos a nuestra propia naturaleza actuar como quiere y/o debería.

Este conocido obstetra de origen francés ha dedicado su vida profesional a luchar por un parto respetado y una lactancia materna que se iniciara durante la primera hora tras el nacimiento. En este libro consigue remover las entrañas de nuestra cultura social occidental haciendo preguntas incómodas y que van a parar al meollo de la cuestión. Entiende la sociedad como un gran engranaje que debe cambiar de raíz si queremos sobrevivir en el tiempo. Odent plantea una ecología humana pre y perinatal en la que comamos mejor desde bebés, que amemos a nuestros semejantes, que cuidemos de nuestro entorno y consigamos vivir en lo que ahora mismo parece una utopía. Un lugar donde dejemos de luchar entre nosotros por nuestra supervivencia, sino al contrario. Me gustaría que fuera verdad, que nuestros descendientes pudieran vivir en paz y amor con su entorno.

Amo Ser Tu Almohada

Amo Ser Tu Almohada: 10 razones para practicar el colecho es un Carnaval de Blogs iniciado por Amor Maternal para tratar de romper con el tabú social que existe en torno a dormir con los hijos, dar a conocer esta opción tan sana y natural como agradable tanto para el niño, como para sus padres y proporcionar información fiable y experiencias personales al respecto.

Amo ser tu almohada: 10 razones para practicar el colecho


 

Cada familia debe encontrar la manera óptima de dormir, que cuando tienes niños pequeños se traduce en “la manera en la que se pueda dormir más”. En nuestro caso, no hemos inventado fórmulas nuevas, como mi marido y yo dormíamos muy bien juntos, pues también incorporamos a nuestro hijo a nuestra cama. Es lo óptimo para nosotros. No nos levantamos (excepto que el niño esté malito) en toda la noche, toma teta siempre que quiere y yo no me despierto (al menos no lo recuerdo) y nos encanta despertarnos juntos por la mañana. ¿Lo recomiendo a todo el mundo? Pues no, es una decisión muy personal y entiendo que alguien pueda tener reticencias porque socialmente no está bien visto… ¿Lo volvería a hacer? Sin dudarlo, de hecho me he acostumbrado a dormir con él y no sé si sabría dormir sin mis dos hombres 😉

¡Feliz colecho!

La revolución del nacimiento

Ya está. He encontrado EL libro para embarazadas, el que recomendaría a todo el mundo. El mejor que he leído hasta la fecha sobre partos. Sobre todo por la claridad con la que trata los temas médicos y por cómo es capaz de llegar al fondo de la cuestión.

Isabel Fernández del Castillo presenta un libro que ayuda a entender por qué el parto natural y respetado es mejor que el parto medicalizado e intervenido, desmenuza muchísimas prácticas habituales en los hospitales y las pone en duda con argumentos firmes, estudios, profesionales y experiencias reales. Paso a paso y con delicadeza, pone sobre la mesa un hecho aterrador: en muchos centros hospitalarios españoles se utilizan técnicas médicas obsoletas y peligrosas para las madres y bebés que van allí a parir, sin que éstos puedan hacer nada al respecto. Y lo peor de todo es que acaba siendo el hospital el que convierte partos normales en partos de riesgo. La revolución está en las madres, en su decisión de dejar de tener miedo y dejarse llevar como niñas pequeñas, y empezar a ser fuertes, autónomas y libres.

Isabel nos demuestra que somos capaces de parir, ¡incluso con intervención médica! Pero que esta intervención acaba siendo un alto precio que hay que pagar, ya que tiene consecuencias graves en el momento del parto y después, incluso mucho después…

En algunas librerías como en la Casa del Libro ya está agotado, personalmente he comprado un par de copias para amigas en Crianza Natural. Espero que lo reediten pronto, es un libro necesario que debería ser de obligada lectura para madres y padres, pero también para los profesionales que atienden partos.

Miedo al fracaso

Miedo al fracasoSÓLO UNA COSA CONVIERTE EN IMPOSIBLE UN SUEÑO, EL MIEDO A FRACASAR … ya lo dice Paulo Coelho, nos puede gustar más o menos su forma de pensar y sus literatura pero hay que reconocer que en este caso, acierta de pleno.

Estas semanas estoy reflexionando mucho sobre una frase que me dijo mi mejor amiga hace ya unos años: tu mejor virtud y tu peor defecto es el mismo: aguantas demasiado. Debo decir que gracias a los palos que me he dado he mejorado en este aspecto, y aguanto mucho menos, por salud, por psique y por estar más con los que de verdad quiero.

Pero y qué ocurre cuando en tu vida hay cambios sustanciales de raíz, una crisis de edad, un cambio profundo en una parte de tu personalidad que debes cambiar sí o sí. Cuando pasas por una etapa de duelo, ya sea personal, profesional… La confianza se ve afectada y afloran los miedos.

Tras un duro golpe: trauma, en alemán traum = sueño… (cuando un sueño de rompe), con esta rotura se pueden desvanecer las ganas, la motivación, la confianza, y al final hace mella en la autoestima.

Piensas mucho, te quedas embobado, estás cansado fruto del cansancio mental de tanto desgaste y tus miedos rondan cada vez con mayor fuerza.

Por tanto, cuando sientes tus mayores miedos no tienes fuerza para creer que sí puedes con ellos, y que no te está ocurriendo nada malo, simplemente tu imaginación te juega una mala pasada y te hace creer que no podrás con lo que te propongas. Esto por tanto afecta a tu motivación y entras en un círculo vicioso del que a veces es difícil ver por dónde salir.

Aquí se llega a un momento de inactividad por miedo, parálisis por miedo al fracaso, otra buena frase que puede ayudar a impulsarte: Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones. Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente, P. Coelho.

En la univesidad tenía un profesor al que quiero mucho al que cuando le comentaba que había encontrado unas prácticas, una sustitución… me decía, no importa Selva, perfecto, todo son experiencias, cógelo, seguro que aprendes algo interesante. Y antes de acostarte piensa en qué has aprendido hoy.

Yo recomiendo que ante un estado de parálisis por miedo, como cuando éramos pequeños y pensábamos que había alguien debajo de la cama… Analicemos la naturaleza de ese miedo. ¿Cuándo me ocurre? ¿Estoy solo? ¿Es después de haber tenido una conversación? ¿Cuando lo escribo es mens miedo? ¿Es infundado? ¿Es evitable? ¿Si ocurriera, estaría en mi mano hacer algo?

A mi me sirve hacerme estas preguntas, a veces no me las puedo hacer, pero cuando lo racionalizas, ves que es un miedo, y no una realidad, Krishnamurti nos habla de ellos: Que es el miedo,cuál es la causa, dónde están sus raices y como dejar de sentirlos.

Análisis premamá

Vaya ahí mi reflexión de la cantidad de mujeres embarazadas que hay por el mundo. ¡Para que luego digan que la natalidad es baja! De eso nada, monada. Están por todas partes. Nos han invadido, y lo seguirán haciendo. Es ley de vida. ¿Será una señal?
 
Esta mañana en la consulta de la clínica, donde/a la cual he ido a hacerme unos análisis (si Dios quiere, estaré sana como un pomelo), no he dado abasto contando barriguitas de todos los tamaños y formas. Barriguitas pertenecientes a mujeres de todos los tamaños y formas. Y edades. Que algunas, con todo el cariño, ¿no son un poco mayorcitas? Para que veáis, algunas luchando contra el reloj biológico y otras, que no lo que encuentran ni a la de tres. Tranquilas, si hay pa` todas. Pero ¿quién fue el listo que se inventó el reloj este? ¿Y dónde está? Que la cosa no es tan fácil. ¡No puede ser cosa de una!
 
Sea como sea, nadie más que yo, amante de los más pequeños, está feliz de que el mundo se pueble de pequeños churumbeles. Pero antes, hay que engordarse y hacerse muchos análisis. A ver si el año que viene estoy en la consulta con uns quilitos de más… jijiji
 
MSM
 

Amamantar en público

A priori, parece que todo el mundo está de acuerdo con la lactancia materna. Aun así, la sociedad tiene muchísimas reticencias al respecto que se han anclado en nuestra manera de pensar y de plantearnos la alimentación de los más pequeños. Por ejemplo, no está “bien visto” que se amamante en público a los bebés, sobre todo si ya tienen más de 6 meses. No importa que la Organización Mundial de la Salud o la Asociación Nacional de Pediatría recomienden un mínimo de 1 o 2 años de lactancia, lo que importa es lo que esté bien visto socialmente o no.

Es un tema que me recuerda un poco (y perdonad por la comparación) con la utilización de preservativos en zonas de África donde hay epidemias de SIDA. ¿Por qué no lo usan si tienen la información de que puede salvar sus vidas? Pues uno de los factores importantes es porque socialmente no está aceptado y bien visto su utilización.
En nuestro caso pasa lo mismo. Todos sabemos que es bueno alimentar a nuestros bebés con leche materna, que es más sano, que estarán mejor, que es el alimento óptimo para ellos, y que tienen derecho a alimentarse así hasta que la madre y el niño quieran. Aun así, se presiona a las madres para que no vaya bien incluso antes de empezar “si no tienes leche, no te preocupes”, “si tienes algun problema, déjalo directamente”, “con el biberón se crían igual de bien”; y cuando ya estamos dando el pecho “¿hasta cuando le vas a dar?” “¿todavía mama este niño? ¡pero si ya tiene dientes!” “este niño toma demasiado pecho y come poco”…

Las que damos el pecho y estamos convencidas de ello hasta la médula, tenemos casi la obligación de normalizarlo y dar el pecho donde y cuando el niño quiera, dejar la vergüenza a un lado, ser más fuerte que todas las presiones y dar la cara, por nosotras mismas y nuestros bebés, y por todas las madres que quieran dar el pecho pero que se sientan socialmente reprimidas para hacerlo con total libertad.

Por esta razón, quiero compartir con vosotros una de las fotografías que se denunciaron en Facebook, porque a alguien le pareció que ver a un bebé y una teta era algo ofensivo. Y me gustaría decirles que se planteen por qué les molesta tanto esa imagen, que los que tienen un problema son ellos, que los pechos están hechos para alimentar a nuestros hijos y no para utilizarse como símbolo sexual o lo que sea que tanto les molesta. También os paso el link de un grupo maravilloso de Facebook para que os unáis si os apetece.Lactancia materna

La lactancia materna es algo exclusivamente femenino y maravilloso, un regalo que hacemos a nuestros hijos para toda su vida como bien dice Carlos González. Ayudad a las madres a ofrecérselo a sus hijos, ayudad a esos niños y permitidles recibir lo que se merecen, lo que necesitan de verdad.

A %d blogueros les gusta esto: