Divas rebeldes – recomendación literaria

Fuente: El mundo online

Una infancia trágica llena de soledades, abandonos, secuelas de la guerra, divorcios o pérdidas de seres queridos marcaron la vida de “divas rebeldes” como María Callas, Coco Chanel, Audrey Hepburn o Jackie Kennedy, que se convirtieron en iconos de una época que no se entendería sin ellas.

Auténticos mitos del siglo XX por su talento, belleza y personalidad, e imágenes de la moda, el misterio y el glamour fueron y siguen siendo admiradas por miles de mujeres y hombres, “aunque ellas detestaban ser tratadas como estrellas”, según Cristina Morató, autora de ‘Divas rebeldes’. En obras anteriores, como ‘Cautiva en Arabia’ o ‘Las Reinas de África’, Morató rescató del olvido a grandes viajeras y aventureras de la historia, pero este es un libro distinto aunque en él también comparte “la fascinación por unas mujeres rebeldes y poco convencionales”.

Publicado por Plaza Janés, la obra tiene su origen en unas biografías escritas para la revista ‘¡Hola!’ que la periodista ha revisado y ampliado. “Me pareció interesante seguir investigando y presentar el lado más humano de unas mujeres que, a día de hoy, siguen siendo auténticos iconos del glamour, de la elegancia y que, sin embargo, tras leer sus biografías y memorias he descubierto que eran mujeres de carne y hueso”, que vivieron grandes fracasos, sobre todo en sus matrimonios.

Detrás de “rutilantes divas” como María Callas, Coco Chanel, Audrey Hepburn, Jackie Kennedy, Eva Perón, Wallis Simpson y Barbara Hutton “hay unas mujeres curiosamente solitarias, vulnerables, acomplejadas por su físico, que se creían patitos feos, y ese es el aspecto que a mí como periodista más me ha interesado mostrar”.

El objetivo de Morató no ha sido escribir biografías oficiales sino poner especial atención en los primeros años de la vida de mujeres que vivieron una infancia traumática “marcada por la falta de afecto, por el abandono de los padres. Una infancia muy solitaria y en algunos casos muy dramática”.

Fieles a sí mismas

La investigación de Morató se ha centrado en esos años menos conocidos y que marcaron a estas mujeres. “Coco Chanel reconoció que nunca hubiera llegado a ser quien era si no hubiera tenido una infancia trágica”, recuerda la autora. Estas desgracias conformaron unas personalidades muy fuertes y, al mismo tiempo, un rechazo a unos orígenes que en ninguno de los casos fueron felices. “Mi enfoque en este libro es esa mirada, ese indagar en el lado humano y descubrir que todas coinciden en ello”.

Pero éste no es el único punto en común de las divas de Cristina Morató ya que, en su opinión, les une también que fueron mujeres muy rebeldes y muy adelantadas a su tiempo, los años 40. “Se enfrentaron a los convencionalismos y a muchos prejuicios de una época. Incluso Audrey Hepburn que parece tenía un carácter más dócil fue una mujer rebelde. En una época de actrices voluptuosas tipo Marilyn Monroe, no quiso usar hombreras, realzar su pecho o utilizar tacones potenciando su aire andrógino en un acto de rebeldía”.

Presentes en la historia como iconos del glamour y el buen gusto, fueron “fieles a sí mismas, cada una en su estilo. Eran auténticas, lo que no quiere decir que no mintieran sobre su pasado“. Más allá de esa imagen de diosas, las páginas del libro van descubriendo a unas mujeres con un pasado, que detestan ser tratadas como estrellas y que defienden su intimidad, “mujeres como Jackie Kennedy que no soportaba el acoso de la prensa”.

En la selección de estas siete divas, la autora ha querido mostrar mujeres de ámbitos muy distintos, desde el cine hasta la política o la moda, para así hacer un mosaico y “describir una época”.

En esta selección se han quedado otras “maravillosas”, como Greta Garbo o Marlene Dietrich, así como Liz Taylor y Lauren Bacall, “las que continúan vivas. Cuando desaparezcan se irá con ellas una época, la de esas diosas con fuerte personalidad, supervivientes de golpes muy duros”.

El siglo XXI también tiene sus divas, pero estas son muy diferentes de las que trata el libro de Cristina Morató. “Les falta glamour y misterio. Son sobre todo mujeres que triunfan en el mundo de la música pop, como Madonna o Lady Gaga. Las divas del siglo XXI son las reinas de internet, de los videoclip o de Facebook”.

Miedo a querer a nuestros hijos

Yo no soy pedagoga, por lo que no puedo hacer teorías sobre pedagogía o educación infantil. Aun así, sí considero tener el suficiente criterio como para valorar las teorías que algunos pedagogos nos transmiten.

Eva BachEn este caso, quiero comentaros un artículo que se publicó el pasado 9 de julio en el suplemento “Criatures” del Ara.cat en el que la escritora y pedagoga Eva Bach nos aporta su punto de vista sobre cómo transmitir a nuestros hijos que les queremos. Según ella, sí hay que hacerselo saber (menos mal) pero mejor con un toque de humor y sin ser excesivos. Entonces, ella propone su método personal, decirles a sus hijos “te quiero bastante, tirando a mucho”. Según su punto de vista, aunque pueda sonar un poco desnaturalizado, pero en realidad es un acto de generosidad hacia sus hijos ya que “los hijos se sienten más libres y felices cuando no son excesivamente importantes para los padres” además de que así queda claro que ella hará muchas cosas por sus hijos, pero no cualquier cosa.
Por lo visto, la escritora pensaba ampliar este artículo en un siguiente número pero no he tenido el placer de leerlo, así que me limitaré a comentar este breve artículo de opinión.

Decirle a mis hijos que les quiero “hasta un punto” no puede ser un acto de generosidad ni mucho menos beneficioso para ellos, no me creo que sin la seguridad de que les queremos independientemente de lo que hagan, puedan ser más seguros. Al contrario. Nuestros hijos deben saber que nuestro amor es incondicional. Siempre les vamos a querer. Siempre. Otra cosa es que estemos de acuerdo o no con lo que hagan o que estemos dispuestos a hacer ciertas cosas, pero como les habremos dado amor y seguridad, podrán aceptar nuestro punto de vista y decidir por sí mismos.

¿Por qué no debe ser incondicional el amor de una madre? ¿Por qué tanto miedo a querer a nuestros hijos?
¡Vamos a plantearlo al revés! Ahora somos ese niño pequeño… nuestra madre nos dice que nos quiere “bastante”, incluso “mucho”. ¿Mucho es suficiente? ¿Nos sentimos seguros ahora? ¿Cuánto quiere ese niño a su madre? Ella es toda su vida, su referente, su principio, la base de su seguridad… No podemos jugar con los sentimientos de nuestros hijos porque estemos inseguros nosotros. Su amor es incondicional, nos lo hemos ganado simplemente por ser su madre. Ellos sí son generosos. ¿Por qué no aprendemos de ellos y les damos lo que se merecen simplemente por haberlos traído a este mundo?

¿La leche materna provoca infertilidad?


A propósito del estudio que se ha publicado en los medios relacionado con la mala calidad de la leche materna de las catalanas, quiero presentaros un post de Alletar i Criar que me ha parecido excelente.

Contínuamente se presentan estudios en los medios de manera que dan a error, y este es un caso clarísimo. Por favor, leed la crítica de Cristina Pardo que no tiene desperdicio.

Manifiesto para la revolución maternal

Chafardeando el blog de Jesusa Ricoy-Olariaga he encontrado un manifiesto que no tiene desperdicio y por eso quería compartirlo con vosotros.

MANIFIESTO

 

MANIFIESTO PARA LA REVOLUCIÓN MATERNAL
Dedicado a todas las madres, a las comadronas, a los profesionales de las maternidades, a las mujeres, a nuestros hijos, pero sobre todo a madres reales que día a día escriben, hablan y organizan eventos desde la maternidad que les ha hecho saber que son capaces de parir mundos. Pero dedicado en especial a Nohemi, Ileana y Ana Isabel y a mis doulas Isabel y Nuria.

No pedimos disculpas ni pedimos permiso, de hecho no pedimos absolutamente nada.

Establecemos aquí y ahora que:

Nuestro cuerpo es nuestro y no un escaparate, ni un invento, ni una moda de otros.

Nuestro embarazo es nuestro y es un periodo en la mayor parte de las veces de salud y felicidad y no un continuo desasosiego.

Nuestro parto es nuestro y es un momento sagrado y de transición que requiere el más absoluto respeto. No se nos maneja, ni dirige, ni se nos interviene a no ser que sea absolutamente necesario, por comadronas que entienden y se han informado sobre esta necesidad.

Nuestra leche es nuestra, es irremplazable no entiende de intereses económicos, es nuestra historia, nuestro arte, nuestra cultura, nuestro vínculo y nuestra supervivencia.

Nuestros hijos son nuestros y no del Estado. Las decisiones en torno a su crianza y educación deben estar libres de presiones politicas, económicas o sociales.

Nuestro futuro es nuestro y la mujer para poder ser libre debe también serlo como madre, si el feminismo que nos trajo hasta aquí se dejó un trozo de nosotras en el camino no estamos en ningún sitio, no existimos.

Somos mujeres como colectivo, como hermanas, como tribu y no podemos perdernos por el camino.

Desde el útero, desde las entrañas y con el bebé en el brazo exigimos:

* Acabar con la promoción de falsos estereotipos de belleza, inventados por las industrias de la moda y de la pornografía y generados por ordenador .
* La integración social de la maternidad.
* La normalización del pecho como fuente de alimento de nuestra especie y contacto físico necesario para la madre y el bebé. Que la leche artificial se dé unicamente bajo prescripción facultativa.
* Que las madres puedan disfrutar de su maternidad y amamantamiento sin presiones económicas, políticas o sociales
* Que la mujer dé a luz en libertad y sin presiones externas, es decir, en su casa o en el hospital, y en sus propios términos siendo informada de sus opciones.
* Nadie puede tocar y mucho menos alimentar a nuestros bebés sin permiso y nadie puede interferir en nuestro espacio o tiempo para estar con nuestros bebés.
* Que la crianza y educación de nuestros hijos sea una prioridad social, re-evaluada y entendida desde el punto de vista fisiológico y respetando siempre las necesidades emocionales de los niños.
* Que los bebés y los niños sean amados y respetados socialmente, cualquier publicidad, publicación o similar que implique que el niño es un estorbo social es denigrante.
* Que la promoción y utilización de guarderías y centros en los que dejar a bebés menores de dos años se regularice teniendo en cuenta las necesidades fisiológicas y alimenticias del bebé recomendadas por la OMS y otros organismos similares, si para ello hay que alargar la baja maternal que así sea.
* Que la familia sea respetada y apoyada como lo que es, la base social que genera el futuro.

Para manifestar tu adhesión al manifiesto puedes enviar un email con tu nombre completo a rompiendoaguas@gmail.com indicando MANIFIESTO en el titulo. Gracias!
O nos podeís encontrar en Facebook

Precious

Por fin he podido ver la película Precious y no me ha decepcionado para nada.

Para los que no la hayáis visto, Precious explica la historia de Claireece Precious Jones una chica de color de 16 años obesa y analfabeta que vuelve a estar embarazada de su propio padre. Vive en Harlem con una madre con un carácter amargado y cruel que la somete a continuos abusos y maltratos. Entonces la echan del instituto y le proponen asistir a un instituto alternativo, en el que su historia empieza a cambiar.

La protagonista hace una evolución espectacular durante este intenso largometraje. Pasa de imaginarse cómo podría haber sido su vida a tomar conciencia de su situación, pedir ayuda a las personas adecuadas y, finalmente, llegar a la autodeterminación.

Su nueva maestra y la asistente social le muestran el camino, pero son sus hijos el elemento crucial para que Precious vea la luz, la ayudan a ver lo que antes no era capaz, la hacen luchar por lo que no hubiera luchado para sí misma solamente y la ayudan a encontrarse a sí misma.

Como espectadora, miraba con indignación cómo esa niña maltratada no era salvada por nadie y, finalmente, he visto con claridad que ella misma era su salvadora, era la que estaba tomando las decisiones y era la que podía cambiar esa situación. No se agarra a nada ni a nadie, coge las riendas de su vida y sigue hacia adelante.

Todo esto me ha hecho reflexionar sobre el impacto que tienen los hijos en nuestra vida, en cómo nos dan señales de alerta sobre nosotros mismos. Nos han enseñado a ignorar estas señales, a no hacer caso a su llanto, sus quejas, su cansancio… en cambio, tienen muchas de las claves que nos hacen falta para tirar adelante, son sinceros y genuinos, no saben mentir, no van a tomarte el pelo. Si escuchamos a nuestros bebés nos dirán cómo estamos nosotras y qué deberíamos hacer para sentirnos mejor.

El parto no debería doler

He terminado el libro Parir sin miedo, el legado de Consuelo Ruiz Vélez-Frías. Un libro maravilloso, emotivo, feminista como pocos.

Consuelo Ruiz fue una comadrona que luchó toda su vida por las mujeres. Era una mujer muy viva, que ponía en duda las cosas socialmente establecidas y que se preocupaba en estudiar y documentarse para aprender, mejorar y aportar todos sus conocimientos a las mujeres y familias.

Consuelo no entendía por qué el parto debía doler, no tenía sentido que doliera, así que investigó y descubrió que efectivamente el parto no dolía, que es una función fisiológica, que las mujeres estamos perfectamente preparadas para dar a luz y que sólo es cuestión de estar bien informadas de qué es un parto y como se desarrolla y tener un buen acompañamiento profesional, respetuoso y paciente.

No era solamente un conocimiento teórico, a lo largo de su vida ayudó a muchas mujeres a parir sin dolor y lo demuestra en muchos ejemplos que narra en este libro.

Escribió un libro al respecto “Parto sin dolor, método de preparación psicoprofiláctico” (Ed. Enciclopédica, Madrid 1955). A causa de esto, fue continuamente repudiada y apartada de su profesión, que ejerció en muchas ocasiones sin ninguna recompensa económica, solamente por amor al arte.

Y podríamos preguntarnos: si de veras no duele el parto ¿Por qué lo seguimos creyendo? ¿Por qué no se nos prepara para que no duela? ¿Por qué seguimos creyendo en el castigo divino hacia las mujeres en un mundo tan científico? Ella responde: “el dolor ha sido creado e institucionalizado por la ignorancia, y se mantiene porque constituye un formidable instrumento de poder”. Consuelo afirma que ahora, en la democracia, es cuando menos derechos tenemos las mujeres, porque se nos permite ser como los hombres pero no se nos permite ser mujeres, ni siquiera podemos elegir dónde queremos parir. Las que lo hacen serán juzgadas y presionadas socialmente, además de tener que costearlo por su cuenta.

El libro comienza y termina del mismo modo: Consuelo siente que todos sus esfuerzos no han servido para cambiar el mundo, para dar a conocer la verdad a las mujeres, que siguen dejándose llevar por la presión social y tienen partos dirigidos en los que se las infantiliza, denigra y ningunea constantemente. Dice que siente que ha vivido en una época que no era la suya, que ella estaba demasiado avanzada para lo que estaba viviendo. Yo estoy convencida de que gracias a personas como ella, ahora podemos empezar a tomar consciencia y que, algún día, las mujeres seremos fuertes, libres y plenamente orgullosas de nuestra feminidad.

Me encantaría haberla conocido y, sobre todo, darle las gracias por haber existido, haber luchado tanto por nosotras y haber dejado por escrito gran parte de sus conocimientos.

Gracias Consuelo.

A %d blogueros les gusta esto: