Anti-conciliación

Ayer leí la noticia en que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) presenta un informe sobre las políticas de familia y analiza a España y otros Estados. Las principales conclusiones que sacan de este estudio son las siguientes:

España sigue a la cola de Europa en ayudas sociales a la familia y que gasta por debajo de la media en un promedio de los 30 países más desarrollados del mundo.
– Sí superamos la media en relación a la oferta que tienen para el cuidado “formal” de los niños menores de 6 años
– Una vez acabado el horario escolar, hay una insuficiencia de la oferta y que eso representa un lastre para la conciliación entre la vida profesional y familiar
– Que, a causa de esto, una cuarta parte de los abuelos españoles se hace cargo diariamente de sus nietos
– La inversión en guarderías es más efectiva que los cheques regalo a la hora de motivar la tasa de fecundidad
– Si el hombre se ocupara un poco más de las tareas domésticas, la mujer podría dedicar más horas a trabajar

En definitiva, que España tiene unas políticas para conciliar el trabajo con la familia que no son efectivas.

Agradezco que organismos como la OCDE pongan de manifiesto que existe una situación de desigualdad para la mujer y que realmente la vida laboral y la personal no están equilibradas, ni existen recursos suficientes para poderlo combinar equilibradamente. Aun así, me ha sorprendido negativamente que la solución que nos proponen es buscarle a los niños más extraescolares! Nos comparan con los países nórdicos, por ejemplo, y dicen que allí están mucho mejor ¿creéis que es porque tienen más variedad de extraescolares? por supuesto que no, es porque las mamás no trabajan hasta las 8 de la noche! Hacen un horario más reducido, no tienen dos horas para comer y terminan a las 5 o las 6, con esto, ellas mismas podrían ir a buscar a sus hijos al colegio. Además, las bajas por maternidad acostumbran a ser más largas y no tienen que dejar a sus hijos con otras personas cuando ni siquiera saben desplazarse.

¡La vida laboral es la que no se ajusta a la vida personal, y no al revés! La cuestión es adaptar los horarios de trabajo y conseguir que la familia pueda estar junta durante el día, que puedan dedicar tiempo a sus hijos con luz solar, que a los niños les atiendan sus padres y no una monitora pagada por horas…

¿Pregúntale a una madre que tiene que volver a trabajar antes de que su bebé haya cumplido los 4 meses si quiere más guarderías? ¿Pregúntale a un padre si ha tenido suficiente con dos semanas de baja paternal? ¿Pregúntale a una mujer que no ve a sus hijos desde las 8 de la mañana si prefiere ir a recoger a su hijo a las 5 o a las 8 de la noche?

¿Será verdad lo que dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos? Un poquito de por favor…

Guardería o Escuela Infantil

Esta semana toca mirar guarderías para mi pequeño. Sí, pensaba que esto nunca ocurriría pero ahora sí que no puedo esperar más. He conseguido tenerlo en casa mucho más de lo que creía (de momento, un añito) y ahora ya necesito tener unas horitas más para trabajar. Si pudiera trabajar con él, os aseguro que me lo llevaba al trabajo, pero pobre crío, no tengo espacio para él allí, ni puedo prestarle demasiada atención.

Total, ¡a mirar guarderías!

He llamado a unas cuantas y ¡la mayoría ya han cerrado el curso que empieza en septiembre! Yo les he preguntado si son conscientes de que todavía estamos en marzo… pero bueno, se ve que esto es en lo único que somos previsores en España.

Y solamente he visitado 2. Una era una guardería y la otra una escuela infantil. ¿No es lo mismo? Pues no. En una “te guardan los niños” y en la otra parece que tu hijo se relaciona con las cuidadoras y los otros niños, juegan juntos, hacen manualidades, etc.

Fue muy triste ver la primera, fui a la “hora del patio” y no se oía un alma! Las cuidadoras “vigilaban” a los niños comiéndose su bocadillo, mientras los niños jugaban solos en el patio. En la segunda vi como los niños abrazaban a las chicas, las saludaban, jugaban con ellas…
En la primera me hablaron de psicomotricidad, de psicólogo, de piscina…; En la segunda hablamos de nuestro hijo. En la primera, me hablaron de pautas y costumbres; en la segunda, de aprendizaje por imitación.

¿Qué queremos los padres para nuestros hijos? No es que no quiera psicomotricidad, psicología, educación… por supuesto que quiero todo eso y más; pero para un niño tan pequeño lo primordial es la atención, el cariño, la relación, ya que es lo que le hará fuerte y seguro, es lo que le hará tener autoestima, educación, control de su cuerpo, control de sus necesidades y aceptación de su propia persona.

Tengo claro que donde mejor está es en casa, con los suyos. Si esto no es posible, creo que hay que mirar la opción que más se le acerque, dónde el niño pueda sentirse lo mejor posible.

A %d blogueros les gusta esto: