Manipulación con adulación

No es la primera vez que pienso esto, de hecho lo pienso demasiado seguido y empiezo a sentirme resistente ante esta situación pero no deja de molestarme, y en ocasiones me gusta que se note mi desacuerdo.

La adulación, podríamos decir que son alabanzas excesivas e interesadas para conseguir el favor de una persona, así lo definen, de forma cotidiana loentendemos cuando vemos que alguien nos está haciendo la coba, nos está adorando o directamente nos pelotea. Pero piensa mal y acertarás. Efectivamente  lo único que quieren de ti cuando sientes que te están peloteando es uque hagas algo para ellos, que les beneficie, o lo que es peor, incluso a veces a costa de que te perjudique.

Pero mucho peor cuando además los aduladores profesionales y a eso me refiero, a los que lo utilizan dentro de su estrategia profesional ven algún rasquicio de inseguridad en el otro que la adulación parece que vaya a compensar, la frase mental sería “a este, con lo que le gusta que le peloteen, me voy a cebar, vas a ver tú si no hace lo que yo quiero”.

Ésta es una triste forma de hacer que el otro además se sienta listísim/o por ayudar, y como bien indica la máxima de ingeniería social “no hay cosa que el humano tenga más inherente que el querer sentirse bueno y ayudar al prójimo”, y más en nuestra cultura.

Como ya comenté en algún otro post, la manipulación puede ser muy sutil, y puede venirnos de la mano de una persona muy seductora, que tras la carita de manso/a o super mega guay haya la auténtica perversión de la seducción y ante esto como siempre sí se puede hacer algo aunque más bien poco, lo mejor es huir y hacer oidos sordos… pero y cuando tienes que vivirlo de cerca… o esa persona está en tu círculo más cercano… entonces propongo el humor. no siempre te puede salir bien pero voy a contar algunas de las ocasiones en las que sí me ha funcionado-

Recuerdo una vez una persona de la competencia que me llamó para que comentáramos como estaba el mercado, cuando quedamos a tomar el café, tras una breve conversación lanzó el misil: ¿Oye y como lo estáis haciendo vosotros? Con mi mejor sonrisa le solté: No me estarás pidiendo que te explique nuestra estrategia verdad? 🙂 Entonces le cambió la cara y dijo, no no… aquí sí me funcionó el humor pero en ocasiones he tenido que utilizar la contundencia.

Una vez un jefe, y esto es verídico me dijo: Mire Srta. no tenemos presupuesto para ir con un stand a esta feria, pero sí nos gustaría ir. He pensado que se podría poner una buena falda e ir entre los stands a lo Mata Hari (aclaro para los que no sepan de quien hablo: “Margaretha Geertruida Zelle (LeeuwardenPaíses Bajos7 de agosto de 1876 – 15 de octubre de 1917) más conocida como Mata Hari,1 fue una famosa bailarina de striptease, condenada a muerte por espionaje y ejecutada durante la I Guerra Mundial (19141918).” se dice que utilizaba sus encantos para el espionaje.

Aquí no me estuve con tonterías y le contesté: ¡Espero que esta proposición que me ha hecho sea por su TOTAL desconocimiento de quién era realmente  Mata Hari porque si no es así tendrá un problema. Obviamente dijo, bueno… quiero decir que … bueno no pasa nada…

Pero hombre es que es el colmo el nivel de des-ubicación de ciertas personas, sea o no intencionado, que en la mayor parte de las veces es MUY intencionado, y de forma absolutamente consciente, conociendo el poder que tienen y cómo algunas personas dirían Sí Bua Hana…

Lo que más me preocupa es que cuando buscas en Google manipulación los resultados que te arrojan son “trucos para manipular”, el arte de la manipulación, y a ver… centrémonos no me gustaría pensar que en muchas escuelas de negocio nos enseñan tras el paraguas de técnicas de negociación… técnicas de manipulación, pero lo peor es que sí. Así que sin duda habrá que estar preparado para estas situaciones, porque a veces vienen en forma de lo que podría parecer “refuerzo positivo”… no hace falta que se entre en el juego pero sí es necesario conocerlo, identificar cuándo están manipulando y lo que es mejor… podemos frenar en seco ciertas situaciones.

Empecemos por tomar conciencia de ello para ello una recomendación bibliográfica muy interesante y didáctica:

La Manipulación de Nuria Mata

Para acabar nos quedaremos con esta gran frase: “los aduladores se parecen a los amigos, como los lobos a los perros”, George Chapman.

Anuncios

Mi Jefe es un Psicópata, el abuso moral en la vida cotidiana

Esta mañana leía un artículo en Marketing directo sobre la psicopatía en ambientes laborales, justo hace un par de años me leí un libro de Mary France Hirigoyen sobre El Acoso Moral en el Trabajo, buenísimo. Aquí tenéis un link al libro completo.

Bien, en el artículo de Pablo Dachefsky comentan el libro Mi jefe es un psicópata de Iñaki Piñuel, en una de sus páginas nos abren una ventana a la amplia definición y situaciones en las que nos encontramos con un psicópta “el psicópata, no solo porta un hacha en su mano como arma letal para cortar en pedacitos a sus víctimas, muchas otras veces utilizan un arma aún mucho más peligrosa: su poder.”
.

Como asesinos de guante blanco, muestran una cara extremadamente amable, seductora y encantadora hacia la sociedad, pero que en lo más profundo de su ser, son capaces de llevar de forma inmejorable tanto a las organizaciones como a las personas que le rodean al sufrimiento y al desastre más extremo.

Esto me recuerda el post que escribí hace unos meses sobre el análisis psicológico de la persona perversa
Todos hemos tenido cerca en algun momento una persona “seductora”, alguien que intenta por un lado hacer sentir especial al que tiene delante, deleitarle con sus encantos, a veces las formas de seducción pasan por diferentes etapas y estados.

Efectivamente éste es el punto de unión entre ambos perfiles, el seductor profesional que trata de embaucar y puede acabar incluso humillando y despreciando con tal de conseguir “objetivos” y la persona seductora que a base de sus encantos y su aparente debilidad acaba chupándote toda la energía.

Como muy bien subraya Pabo Estos individuos saben perfectamente qué es lo que tienen que decir a cada uno de los integrantes de la organización para caerles bien y hacerse rápidamente con su confianza, son aquellos que saben ver (de primera mano) de “que pie cojea” cada uno, y gracias a ello, van construyendo el argumento que le permitirá sacar el mejor provecho personal de cada uno.

Aquí no puedo dejar de pensar en la canción de La Mala Rodríguez, Nanai hacéis muy buena pareja, tú le pegas y ella se deja…

Justo ocurre esto, Mary France Hirigoyen comenta que nunca conseguirás nada aguantándote al lado de un psicópata, lo más que puedas conseguir es conocerte a tí mismo un poco más. Pero lo mejor que hay que hacer es alejarse y sobretodo aprender a levantar alarmas a sus signos y verles venir. Además es MUY importante no darles ningún tipo de pistas sobre tu vida personal, ni gustos ni disgustos, no reirles las gracias, algo así como cubrirte de aceite para que todo lo suyo te resbale, y si puedes hacerte invisible a sus ojos.

Pero, ¿qué ocurre cuando éste psicópata está dentro de tu familia, es uno de tus mayores allegados o es tu jefe? Entonces habrá que dotarse de un buen chubasquero y unas dotes de escapismo inteligente; pero vamos a comprar el libro de Iñaki y os contaremos más adelante vía post.

Y ¿cómo podemos identificar éstos signos que nos lanzan? Pablo indica que hay 16 puntos básicos según el psiquiatra Hervey Cleckley (características típicas de los psicópatas)

  1. Inexistencia de alucinaciones u otras manifestaciones de pensamiento irracional.
  2. Ausencia de nerviosismo o de manifestaciones neuróticas.
  3. Encanto externo y notable inteligencia.
  4. Egocentrismo patológico e incapacidad de amar.
  5. Gran pobreza de reacciones afectivas básicas.
  6. Vida sexual impersonal, trivial y poco integrada.
  7. Falta de sentimientos de culpa y de vergüenza.
  8. Indigno de confianza.
  9. Mentiras e insinceridad.
  10. Pérdida específica de la intuición.
  11. Incapacidad para seguir cualquier plan de vida.
  12. Conducta antisocial sin aparente remordimiento.
  13. Amenazas de suicidio raramente cumplidas.
  14. Razonamiento insuficiente o carencia de capacidad para aprender de la experiencia vivida.
  15. Irresponsabilidad en las relaciones interpersonales.
  16. Comportamiento fantástico y poco regulable en el consumo de alcohol y drogas.

Nos gustaría no tener que escribir este tipo de posts pero de todos es sabido que este tipo de situaciones forman parte de nuestra vida cotidiana, el señor del parking, el carnicero, el frutero, tu jefa, tu compañero de trabajo, tu profe de gimnasio, no siempre coincides con muchos y cuanto más los identificas más lejos te sitúas de ellos, afortunadamente.

A %d blogueros les gusta esto: