Hoy cumplo 30 años Las 4 Leyes Espirituales

Hoy es mi día, nací a las 20,45 de un 1 de junio de 1981. Hoy hace 30 años, hoy echo a algunas personas de menos y una la más importante nunca volverá pero hoy es un día para también echar de más a algunas personas.

Por ejemplo aquellas que tienen malas formas, desprecian, infravaloran, humillan y tratan mal a los que les rodean, los motivos hoy me dan igual. Inseguridad, miedo, inconsciencia… Y qué más da! Ya somos mayores, ya tenemos muchas experiencias y deberíamos haber contado con sentido común a estas alturas.

Los que por motivos x no lo tienen y no tienen en cuenta a quienes les rodean van en contra de las leyes de relaciones humanas y se acercan a los que están en el saco del mal trato… Y ya me he cansado de tener que lidiar con ellos.

Hoy es el primer día de mi nueva vida. Estas personas quedaran lejos de mi vida, lejos de mi sufrimiento y cuando haya algo/ alguien que me lo recuerde y vaya con una reglas de juego que no son permisibles entonces deberemos recordarías que NO les queremos cerca.

Casualmente hoy veo este texto de la mano de una amiga a la que Hace mucho que no veo que se que esta ahí…

Las 4 Leyes Espirituales de Sai Baba

La primera ley dice:
“La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice:
“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.
Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante..
No existe el: “si hubiera hecho tal cosa….hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.
Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera ley dice:
“En cualquier momento que comience es el momento correcto”.
Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última ley dice:
“Cuando algo termina, termina”.
Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegue a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!

¡Vive Bien, Ama con todo tu Ser y sé Inmensamente Feliz!

No es casualidad que justo hoy leamos este Post…

“Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor, Recuerda:
Si eliges el mundo quedarás sin amor,
pero si eliges el amor,
con él conquistarás al mundo.”
Albert Einstein

Seg

Anuncios

Veni, vidi… VICI!

Hoy no es el día mundial contra el cáncer de mama. Pero hoy, hay muchas mujeres que pueden decir que lo han vencido. Es el caso de Marta, una joven compañera de trabajo a la que hace casi un año que se lo diagnosticaron.

El primer día que nos lo comentó se vino abajo, estaba asustada. Totalmente comprensible. Aunque se lo detectaron en un estado muy incial; suerte. Pero siempre ha sido muy fuerte, muy positiva y tenía muy claro que saldría de esta. Y así ha sido.

Meses de lágrimas, de cansancio, de pruebas, de caída del cabello, una operación, quimioterapia y radioterapia, recuperaciones… Pero siempre con el apoyo incondicional de la familia, los amigos y las asociaciones. Tan importantes en estos momentos.

Ahora ya está limpia. Hoy nos ha venido a visitar y lleva un pelo cortísimo; pero ya es SU pelo.  Guapa y coqueta, como ella ha sido siempre, irradiaba felicidad e ilusión. Sin perder nunca la sonrisa, su tesón y su cumplimiento para con sus obligaciones.

Esta fortaleza, que seguro se ha venido abajo en algún descuido, la ha llevado hasta aquí. Así que nos alegramos enormemente por ella y por todas las Martas que hoy salen a caminar directas hacia un futuro soleado por delante.

Encontré mi Secreto

En diciembre viví un desengaño “amoroso”, como buena mujer pasional y romántica que soy; como muchas de nosotras. Lo pongo entre comillas porque no llegó ni a amoroso; no me dio tiempo. Él dejó una cuenta pendiente con otra mujer con la que no tenía feeling. Y con ella (o no, no lo sé) decidió irse, a pesar de vivir conmigo tres noches únicas e irrepetibles; por lo menos para mí. Se despidió recordándome que yo era un TESORO, que no lo olvidara nunca. Y esas palabras me las grabé a fuego en mi mente y en mi vida. Y me han ayudado mucho para salir a flote (yo soy la del texto de la psicóloga). Aunque me quedé muy pero que muy triste. Necesitaba algo que me animara como fuera.

Había oído hablar alguna vez de ese secreto que corría por el mundo, en documentales y en libros. Y no entendía nada, no sabía qué era. Hasta que indagué y vi que se trataba de la Ley de la atracción: lo semejante atrae a lo semejante. EL SECRETO lo llevamos todos dentro y nos conecta con el universo, lo aprendieron grandes personajes de la historia y ahora se está transmitiendo a nuestras generaciones. Habrá gente reacia a creer lo que expone esta teoría pero a mí, personalmente, me ayudó. Supongo que todo se basa en creer y en decidir dar un cambio de rumbo a esos pensamientos que nos impiden avanzar. 

Y después de leer el libro, curiosa y sorprendentemente, entendí muchas cosas. Entendí lo que había bloqueado algunos aspectos de mi vida, que tanto me han obsesionado, que tanto me han traído de cabeza. Por eso decidí cambiar, seguir la filosofía SECRETO y tirar hacia adelante. De hecho, algunos puntos de los que se cuentan son difíciles de llevar a la práctica pero, cuando estoy floja de ánimos, lo releo y se convierte en mi medicina.

Os animo a que lo probéis si os apetece y, si no, tampoco pasa nada. En definitiva,  todo está dentro de nosotras. Es el poder de nuestra mente. Y de ella depende nuestra felicidad.

La voz de la tierra PODCASTS

El programa La voz de la tierra nos deja un espacio súper interesante, hay programas diarios y la música es muy muy buena, además los podéis seguir a través de su podscast.

Hoy estaba escuchando El movimiento Zeitgeist, en el programa hacen una entrevista a 8 de sus miembros, antes de la entrevista hay una música preciosa de voces femeninas profundas, tipo África Subsahariana, Dead Can Dance, into the laberint.

El movimiento Zeitgeist, no es solo decrecionista e internacional sino que aboga por eliminar el dinero deuda,  el derroche de recursos de la tierra, aboga por una organización cientifica d ela sociedad y de los aspectos de los recursos incluso de la organización social, se prescindiría de la organización actual.

Surge a partir de la segunda película, Addendum (con el estilo de vida que llevamos no duraremos mucho tiempo):

Os dejamos un listado de podcasts de lo más interesante:

Otros podcasts

http://lavozdelatierra.podomatic.com

25x25_4098092 Movimiento Zeitgeist 1:02:17 03/01/11
25x25_4056071 Programa Improvisado 58:24 02/22/11
25x25_3930726 Contaminación atmosférica y Haiti 1:00:55 02/01/11
25x25_3901385 TV y SoyNatura 56:02 01/25/11
25x25_3872334 “Nuestros hijos nos acusarán” 1:00:21 01/18/11
25x25_3818836 Lista de propósitos 2011 / El Haya y la Selva de Irati / … 59:33 01/04/11
Pcast25 Programa 27 diciembre 2010 57:33 12/30/10
Pcast25 Programa 20 diciembre 2010 1:00:19 12/30/10
25x25_3754331 Programa 12 Diciembre 2010 59:16 12/15/10
25x25_3663304 Especial Shiatsu 1:00:19 11/23/10


Cada día es nuestro día

Hoy se conmemora el Día Internacional de la Mujer (trabajadora o no). Está reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo integro como persona. Es fiesta nacional en algunos países. La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, en plena revolución industrial y durante el auge del movimiento obrero. La celebración recoge una lucha ya emprendida en la antigua Grecia y reflejada por Aristófanes en su obra Lisístrata, que cuenta como Lisístrata empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra, y que se vio reflejada en la Revolución francesa: las mujeres parisinas, que pedían libertad, igualdad y fraternidad, marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio femenino, pero no fue sino hasta los primeros años del siglo XX cuando se comenzó a proclamar, desde diferentes organizaciones internacionales de izquierda, la celebración de una jornada de lucha específica para la mujer y sus derechos.

Y después de un poco de historia, que nunca viene mal, a nuestra realidad: el día de la mujer empieza cada día que nos levantamos temprano para trabajar en lo que nos gusta o persiguiendo la oportunidad para trabajar en eso algún día; cuando dormimos con un ojo abierto para vigilar que nuestro hijo duerma bien; cada vez que nos sentimos alegres, tristes o raras por algo que nos ha pasado; el día de nuestro cumpleaños que nos recuerda que nos quedan muchos días para seguir sintiéndonos orgullosas o que nos hace recordar que ya llevamos unos cuantos siendo auténticas.

El día de la mujer empieza en el momento en que nacemos, que nuestros padres nos dan la vida y la oportunidad de luchar por nosotras, por lo que vamos a ser, por lo que querremos conseguir; cuando somos niñas, adolescentes y adultas; empieza el día que lloramos por nuestro primer amor, el día que reímos con nuestro marido, el día que nos enfadamos con nosotras mismas por sentirnos culpables de nuestro divorcio. El día de la mujer empieza cuando damos a luz, cuando cuidamos de nuestros padres porque se hacen mayores, cuando nuestros hermanos sufren y nuestras mejores amigas tienen mal de amores o de muelas; cuando nos pasamos el día en vela porque algo nos oprime el corazón, cuando pasamos horas escuchando las preocupaciones de los que queremos sin pestañear ni esperar nada a cambio.

El Día Internacional de la Mujer es cada día, es nuestro día y con él, nuestro poder para cambiar el mundo, para cambiar nuestro mundo, para apoyar esas iniciativas y sentimientos que nos hacen auténticas. Porque las mujeres somos auténticas y, sobretodo, únicas. Y así seguirá siendo siempre.

Ahora y cada día de cada año de cada siglo, FELIZ DÍA DE LA MUJER, trabajadora o no. El mundo es nuestro. Nuestro mundo es nuestro. ¡A por él!

MSM

Talla 0 o preocuparse cero de la talla

Vivimos rodeadas de mensajes de perfeccionismo moderno. Nos llegan a diario en forma de “salud y cuidado personal” pero acaban convirtiéndose en un cúmulo de “deberes” que jamás tenemos tiempo de cumplir:  se activa pero relájate, bebe 2 litros de agua, ten amigos, lee, sal, haz el amor, aprende idiomas, conéctate a facebook, no estés tantas horas en el ordenador, sé autocrítica, no te machaques, haz terapia, ten hijos, trabaja mucho pero no muchas horas, infórmate, sé liberal, apúntate al gimnasio y ves al menos tres veces por semana, haz ejercicio, dedica tiempo a tu familia, tu pareja, tus amigos y encuentra siempre momentos para ti, depílate, ponte cremas, viaja, descubre nuevos lugares, nuevas personas, nuevas sensaciones, visita tu ciudad y conoce los mejores sitios de la zona donde resides, píntate y ponte guapa cada día, limpia la casa, plancha, ordena, duerme ocho horas, despiértate temprano, haz pilates. Ríe tanto como puedas y, de vez en cuando, llora, que es muy sano. Y, sobre todo, hazlo TODO sin obsesionarte. ¡Ah! Y no lo hagas por los demás, noo, hazlo por ti misma, por tu bienestar! Ya verás que si haces todo esto, lograrás ser feliz.

Esta imagen de mujer todopoderosa que debe hacerlo todo y estar divina está tan arraigada en nuestra sociedad que es casi imposible luchar contra ella o ignorarla. Siempre hay alguien para decirte lo guapa que estás porque te ven más delgadita o todo lo contrario. Y nosotras mismas perpetuamos esta situación haciendo comentarios así.

Existen unos cánones de belleza  y de feminidad que pueden llegar a atraparnos en una realidad que no es la nuestra. Hacer las cosas “bien” te aporta un reconocimiento social muy importante, que pierdes irremediablemente cuando haces las cosas “mal”.

Por eso me ha encantado la iniciativa de unas profesoras de universidad que han creado una página en facebook llamada “motivos para dar la talla” y que proponen adaptar las tallas de ropa de las pasarelas a unas tallas más realistas, que se adapten más a la talla media de la sociedad. Supongo que esto se quedará aquí, como una simple iniciativa bonita de concienciación, pero a mí me conmueven los pequeños granos de arena. Las mujeres no nos deberíamos medir en un canon de belleza, sino valorarnos por lo que somos y lo que luchamos por ser día a día. No sé donde hay que buscar la felicidad, lo que seguro sé es que no está en una talla.

Leer más

Estar entre amigas es SALUD

Conferencia en Standford:

La última disertación iba sobre la conexión mente-cuerpo -la relación entre el estrés y el malestar físico.

El orador (jefe de psiquiatría en Stanford) dijo, entre otras cosas, que una de las mejores cosas que un hombre puede hacer por su salud es casarse con una mujer, mientras que una mujer, una de las mejores cosas que puede hacer por su salud es cultivar su relación con sus amigas. Al principio, todo el mundo se rió, pero hablaba en serio.

Las mujeres conectan entre ellas de manera diferente y se proporcionan sistemas de apoyo que las ayudan a lidiar con el estrés y las experiencias difíciles de la vida. Físicamente, esta cualidad “tiempo para las amigas” nos ayuda a fabricar más serotonina -un neurotransmisor que ayuda a combatir la depresión y puede producir una sensación general de bienestar. Las mujeres comparten sus sentimientos, mientras que los hombres a menudo se relacionan en torno a actividades. Ellos raramente se sientan con un amigo a hablar de cómo se sienten acerca de cualquier cosa, o cómo va su vida personal. ¿Trabajo? Sí. ¿Deportes? Sí. ¿Coches? Sí. ¿Pesca, caza, golf? Sí. Pero ¿sus sentimientos? Muy pocas veces.

Las mujeres lo hacen todo el tiempo. Nosotras compartimos desde nuestra alma con nuestras hermanas y, evidentemente, es muy bueno para nuestra salud. El orador dijo que dedicar tiempo con una amiga es tan importante para nuestra salud general como el jogging o ir al gimnasio.

Hay una tendencia a pensar que cuando estamos “haciendo ejercicio” estamos haciendo algo bueno para nuestro cuerpo, pero que cuando estamos hablando con nuestras amigas, estamos perdiendo el tiempo y deberíamos estar ocupadas de forma más productiva. No es cierto. De hecho, dijo que el no crear y mantener relaciones personales de calidad, con otros seres humanos, ¡es tan nocivo para nuestra salud física como fumar! Por lo tanto, cada vez que nos sentamos a charlar con nuestra amiga, date unos golpecitos en la espalda y felicítate por estar haciendo algo útil para tu salud. De hecho, somos muy muy afortunadas. Así queeeeee… brindemos por la amistad con nuestras amigas. Evidentemente, es muy bueno para nuestra salud.

Lactancia versus anorexia

Quiero compartir con vosotros la experiencia de una madre que me ha emocionado especialmente.
Ella ha compartido su historia en el ya citado blog Som la Llet, os traduzco algunos párrafos. Disculpad de antemano por la calidad de la traducción:

Amor puro en vena

“Soy Maria, tengo 36 años y he sufrido un trastorno alimentario durante 15 años, llevo 5 años de terapia y he de reconocer que hay un antes y un después des del nacimiento de mi hijo y puedo afirmar categóricamente que mi LACTANCIA juntamente con mi hijo me han curado…

El embarazo fue una gran sorpresa ya que fruto de mi enfermedad las reglas eran escasas y muy irregulares, sabía que no sería fácil quedar embarazada y no entraba dentro de nuestros planes, per de golpe apareció aquél positivo que me hizo tomar conciencia de la importancia de la alimentación. Fue un embarazo que me dejó al abismo, o comía o lo perdía ya que pesaba 52kg y mido 1,79cm. La comadrona que me vio en el primer control me lo dijo muy claro.

El embarazo fue fantástico, sin dolor y con un montón de sensaciones y experiencias que nunca creí que viviera con tanta intensidad. Lo más difícil era la alimentación pero no me rendí y todo salió bien, además mi cuerpo para compensar cogió 25 kg de reservas por si acaso volvía a haber restricciones de comida. Seguí una dieta de embarazadas para no engordarme pero que incluía mucho más de lo que yo hasta entonces conseguía comer, tuve que hacer verdaderos esfuerzos porque me parecía una barbaridad ingerir mil calorías; maldito trastorno, pero lo hice.

El nacimiento de Antonio en un parto normal (completamente intervenido) del que en esos días no tenía queja (ahora sí) vi el milagro de la vida en mis brazos y comenzar a amamantarlo fue una prolongación de este mismo milagro.

Antonio pesó 2.420 gramos y estaba perfecto pero aun y así no pude evitar la tentación de darle bibes de ayuda. Pero como que no podría soltarlo de mis brazos, la lactancia materna se instauró completamente y en menos de un mes él rechazaba las ayudas y yo me sentí capaz de “nutrir” en todos los sentidos y así hasta hoy que han pasado tres años y medio y seguimos.

Cuando afirmo que mi lactancia es responsable en mayor medida de mi recuperación lo hago porque la parte emocional con este vínculo con mi hijo me ha devuelto este amor que me había faltado antes, amor intenso y real en cada mirada y en cada gesto. He tenido el placer de comprobar cómo nos nutrió a los dos al mismo tiempo y como a cada paso yo ganaba seguridad, serenidad y por fin paz conmigo misma. Cada vez que mi hijo me ha regalado un rato de “lechita” para mí era un rato de amor puro.

[…]

Por descontado que recibo amor, afecto y comprensión de mi marido y de mi madre, pero no es similar a este tipo de vínculo que se establece con la lactancia. No quiero hablar de los beneficios para mi hijo porque ya los conocéis de sobras, sólo quería compartir con vosotros los beneficios reales y tangibles que la lactancia ha tenido en mí. Ya no necesito la aprobación del espejo, la lactancia me ha ayudado a ser útil y querida.


No he traducido todo el post para no extenderme. María explica cómo tuvo un aborto posterior y que la lactancia ayudó mucho en todos los sentidos. Me he emocionado con este testimonio, creo que transmite muy bien el vínculo que se consigue con la lactancia entre una madre y su hijo.

¡Buen día a todos!

Nuestras interpretaciones

Este es un hermoso cortometraje, que vale la pena ver (al final, después de los títulos, hay una última sorpresa). Más abajo, unas reflexiones acerca del mensaje de esta sencilla historia.

Esta moderna fábula nos muestra con mucha gracia el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal. Y como, finalmente, el bien siempre prevalece.
Reconocemos esta “estructura narrativa” inmediatamente porque la hemos visto muchísimas veces. Por ejemplo, la encontramos en todos los cuentos infantiles.
Estas historias muchas veces consiguen interesarme, aunque resulten un poco previsibles: me indigna primero la crueldad de la que son capaces los villanos, después siento la satisfacción de ver que cada una de sus maldades es debidamente castigada y por último me emociono con el “final feliz”, en el que los buenos son recompensados, el bien se impone, el amor triunfa, etc. Son historias edificantes, estimulantes y optimistas que promueven valores positivos indiscutibles como la justicia, el bien, la amistad y el amor…

Pero quiero compartir ciertas ideas que, aunque son de validez universal, no es posible aplicar fácilmente a historias como esta. Por ejemplo…

El perdón no parece una respuesta adecuada al problema que representan estos tres incorregibles roedores. Y poner la otra mejilla no habría contribuido precisamente a poner fin a sus abusos y crueldades.
La proyección, es decir, el mecanismo por el cual cuando algo nos enoja es porque vemos representados en otros ciertos rasgos de nuestra propia personalidad que no podemos aceptar en nosotros (¡que ni siquiera podemos ver!), no parece aplicarse al caso de este simpático conejo.
Y la ley de atracción, que explica que atraemos a nuestras vidas el tipo de experiencias que concuerdan o que “sintonizan” con nuestras emociones más frecuentes, tampoco parece ser válida en este caso.

Es que en una película impecablemente realizada como ésta, hasta los más pequeños detalles está cuidados. Así, cada acción, cada actitud, cada expresión, cada mirada tienen un sentido, una intención, y somos conducidos de una manera irresistible a experimentar ciertas emociones y a extraer determinadas conclusiones.

Y, salvando las distancias, nosotros cuidamos con el mismo esmero, inconscientemente, cada detalle de nuestra propia vida. Así, cuando elegimos una interpretación acerca de lo que sucede, siempre optamos por aquella que nos permite continuar sosteniendo nuestras propias creencias. O cada vez que decidimos incorporar un nuevo personaje en nuestra historia, lo hacemos sólo si nos permitirá desarrollar el “guión” que ya tenemos escrito.

Y la “película” que estamos protagonizando nos parece tan real, tan cierta, que se nos hace muy difícil comprender que es casi íntegramente una ilusión. Y muchas veces nos sentimos como este conejo, injustamente maltratados o víctimas de un destino caprichoso e imprevisible, sobre el que creemos no tener control y del que no nos sentimos responsables.

Axel Piskulic

Una cita de Un Curso de Milagros:

Verás aquello que desees ver. Y si la realidad de lo que ves es falsa, lo defenderás no dándote cuenta de todos los ajustes que has tenido que hacer para que sea como lo ves.
Texto, cap. 21, II-9.5
Autora: Venus Arranz

A %d blogueros les gusta esto: